El presidente Pedro Castillo respalda a su ministro más cuestionado: Iber Maraví Olarte. Ayer cuando se esperaba algún mea culpa por parte del profesor, sucedió todo lo contrario, lo defendió a capa y espada, pese a que los documentos – así el oficialismo intente minimizarlos– son claros. Maraví, reseñan los documentos policiales, participó en operaciones terroristas junto a los senderistas Edith Lagos y Hildebrando Pérez, su esposa y su suegra firmaron por el Movadef y él fue dirigente del Conare, la facción magisterial de SL.

Estos antecedentes al mandatario parecen no importarle. Y es que a Castillo y a Maraví los une su apego al Conare – Movadef. Ambos – el mandatario en Cajamarca y el ministro en Ayacucho– fueron sus máximos dirigentes regionales. El profesor chotano llegó a ser presidente del comité de lucha a nivel nacional en 2017.

“Yo les invito a estos señores que están pregonando tantas cosas y tildando a los ministros de tal cosa: vamos a debatir allá en el mismo corazón del Vraem, a los congresistas vamos a debatir sobre la gran crisis del Vraem (…)”, dijo ayer Pedro Castillo desde la localidad de Mazamari en el Vraem.

Pero Castillo, manteniendo su discurso de campaña de la lucha de clases, prosiguió con su defensa a Maraví. “Cuando los hombres de abajo asumen una responsabilidad, les salen a decir incapaces (…) hoy quieren tumbarse a los ministros para poner a sus aliados, a los que se han coludido con sus empresas, a los que han corrompido al país…”.

(Fuente: Perú21)

(Fuente: Perú21)

PREMIER SIN MANDO

La carta de Iber Maraví, la noche del lunes, en la que dice que pone su cargo a disposición, dejó mal parado a su jefe, el premier Guido Bellido. El aún ministro ni siquiera mencionó al premier en su escrito, y es que su lealtad no es con el cerronista Bellido; es con Pedro Castillo.

El premier había señalado, el lunes, que le pidió la renuncia al titular de Trabajo; sin embargo, las fuentes allegadas a Perú Libre señalan que si bien Bellido es el presidente del Consejo de Ministros, no tiene mando sobre los titulares elegidos por Pedro Castillo. Uno de ellos es Iber Maraví y otro es Juan Francisco Silva, del MTC.

“En ningún momento al premier Bellido le he dicho que acepto esa recomendación o que acepto esa renuncia. Absolutamente falso. No he presentado una carta de renuncia”, respondió Maraví a la salida de Palacio de Gobierno.

Ayer, para barajarla, Bellido, quien quedó mal parado, señaló: “Yo le he recomendado la renuncia (a Maraví) que debe presentar ante la Presidencia de la República y creo que eso está en la cancha del ministro y, ya una vez que presente, del presidente de la República, porque son procesos que se deben respetar”.

Maraví, en una radio local, remató a Bellido. “Que sea el presidente de la República quien tenga que tomar la decisión que corresponda, a la cual yo, con toda humildad, me someteré”, señaló el aún mandamás de Trabajo y Promoción del Empleo.

Castillo irá al choque con el Congreso, no le importa lo que su premier haya prometido a algunas bancadas a cambio del voto de confianza. Desde las frías paredes del Palacio Legislativo comentan que Bellido les dijo a las bancadas de Acción Popular y Alianza para el Progreso que sacaría a Maraví del gabinete.

En el Congreso, Renovación Popular comenzó ayer a correr una moción de interpelación contra Maraví por sus nexos con Sendero Luminoso, con un pliego de siete preguntas.

“Estos hechos son de suma gravedad para la seguridad y el orden interno, lo que demanda del Congreso el inmediato ejercicio de sus atribuciones de control político”, se lee en el texto, que sería presentado formalmente hoy.

Fuentes de Perú21 explicaron que miembros de Fuerza Popular y Avanza País se sumaron a esta iniciativa, y que esperaban que legisladores de APP hagan lo propio.

TENGA EN CUENTA:

“El ministro Maraví no ha sido parte del Sutep. El Conare fue creado por el Movadef para infiltrar a nuestro sindicato, usurpando nuestro nombre y símbolos para confundir al magisterio”, señaló el Sutep en sus redes sociales.

Según los documentos policiales, Maraví participó en atentados terroristas en Ayacucho en los años ochenta junto a la terrorista Edith Lagos y otros sanguinarios.

Google search engine

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí