La exalcaldesa de Lima salió la tarde de ayer del penal de Chorrillos y subió a un vehículo de la Policía Nacional que la trasladará a la vivienda donde cumplirá arresto domiciliario.

La exalcaldesa de Lima Susana Villarán abandonó la tarde de ayer el penal de Chorrillos luego de que el Poder Judicial ordenara su excarcelación y dictara arresto domiciliario ante el riesgo de que pueda contraer la COVID-19.

El pasado 30 de abril, el Poder Judicial ordenó cambiar prisión preventiva por arresto domiciliario en la investigación por la presunta recepción de aportes ilícitos de Odebrecht y OAS

Villarán cumplía prisión preventiva por 24 meses en el Anexo del Penal de Chorrillos desde mayo del 2019. Sin embargo, alegó razones de salud ante el riesgo que corre por la pandemia de la COVID-19.

La resolución consideró válidos los argumentos de la defensa de la exalcaldesa, que expuso enfermedades preexistentes como el lupus y la hipertensión, así como la edad de Villarán (70 años), como condiciones de vulnerabilidad ante la enfermedad. 

El pasado martes el Poder Judicial ordenó la excarcelación inmediata de Susana Villarán, doce días después de que se emitiera la resolución que dispuso el cambio de prisión preventiva por arresto domicliario para la exalcaldesa de Lima. 

La decisión del 3er Juzgado Anticorrupción se da luego de un informe de la Policía que, en la víspera, realizó una segunda inspección de la vivienda en Lurín, donde Villarán cumplirá el arresto domiciliario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here