El ministro de Salud, Víctor Zamora, descartó que vaya a renunciar al cargo luego de que diversos gremios médicos pidieran su dimisión por sus recientes declaraciones a un medio local sobre la situación de médicos en Iquitos.

El ministro de Salud, Víctor Zamora, indicó este domingo que su cargo está a disposición del presidente Martín Vizcarra y aseguró que él seguirá “trabajando por el país” hasta que este lo disponga, en medio de la emergencia nacional por la pandemia del COVID-19.

Mi cargo está como el de todos los ministros a disposición del presidente de la República. Yo sigo trabajando por mi país. Yo soy médico y me duele la situación que está pasando Iquitos y la situación de las familias de los médicos. No estoy dándoles la espalda, mi compromiso está con todos ellos. Perder a médicos, enfermeras y compatriotas es duro para todos como lo es para mí y para ti”, sostuvo Zamora en diálogo con Canal N.

Mi puesto está en manos del presidente de la República, me ha dado la confianza y estoy orgulloso que me la haya dado en un momento tan difícil. Mi presencia o no en el puesto no cambiará la situación que tenemos frente a la pandemia. El centro del debate debería ser cómo hacemos para mejorar la capacidad de nuestra salud pública”, señaló.

El titular del Ministerio de Salud tuvo estas declaraciones luego de que diversos gremios médicos pidieran su dimisión debido a que el pasado sábado en una entrevista con “Radio Exitosa” dijo «que desde el punto de vista constitucional, todos los profesionales son igual de ciudadanos que el resto de nosotros” al ser consultado sobre la situación que vive el personal de la salud contagiado en Iquitos.

¿Funciona el martillazo?

En otro momento, Zamora indicó que si bien la inmovilización social obligatoria impuesta por el Poder Ejecutivo ha funcionado, pero “ha perdido fuerza”. Explicó que la estrategia se mantendrá puesto que se espera “cumplir con ciertas proyecciones que se tienen”.

“Cada una de las medidas ha venido disminuyendo en su intensidad, esta es una carrera de largo aliento. El primer martillazo permitió duplicar contagios cada cinco días, y luego los sucesivos martillazos ha hecho que se duplique en 10 días. La estrategia se mantiene porque está dando resultados, no se puede decir en ninguna línea que los resultados no sean positivos”, manifestó.

“Todos los países toman pasos pequeños en esta epidemia, el Perú no es la excepción. Han habido países que no han puesto cuarentena, y ahora lo están haciendo. Esta enfermedad es tan imprevisible, el virus es tan violento en algunas ciudadas que sería irresponsable tomar medidas cuyas consecuencias uno no pueda medir”, añadió.

Finalmente, al ser consultado respecto a cómo abordará el Gobierno la problemática del sector informal que no se reactivará progresivamente como el formal, el ministro de Salud indicó que dicha interrogante “excede su capacidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here