Compartir

Más luces sobre el caso de la menor de edad A.CH. El resultado de la autopsia ha revelado que la voleibolista, quien falleció en un departamento de Miraflores, no presentó lesiones traumáticas en órganos vitales.

Su deceso se produjo a causa de un edema pulmonar y cerebral y que ella no estaba embarazada, ni había ingerido pastillas abortivas, como se especuló inicialmente. Según biología forense, dio negativo para la prueba de hormona gonadotropina coriónica.

Además, se halló una importante cantidad de cafeína en el cuerpo, lo que supone la ingesta de bebidas energizantes que contienen en gran cantidad esta sustancia.

Por otro lado, el resultado de la autopsia también encontró que ella portaba un adenoma quístico hipofisiario, motivo por el que se habría producido el abundante sangrado vaginal aquella madrugada.

También se halló un proceso inflamatorio bronquial agudo, lo que coincide con los mensajes hallados en los teléfonos de una conversación grupal previo al encuentro con sus amigas. La menor mencionó que estaba con un proceso gripal intenso pero, pese a este, decidió salir.

Una isquemia reciente de miocardio se suma al diagnóstico, además de los edemas hallados y estos se configuran como la causa de su deceso. La Policía Nacional continúa las investigaciones basado en este informe.