Se agudiza situación al interior del país por paro de productores de papa

0
186
Agricultores de Ayacucho, Junín, Huánuco, entre otras regiones, han tomado puentes y bloqueado carreteras en el segundo día del paro agrario. Hay temor de que protestas rebasen las fuerzas del orden.

El paro de 72 horas convocado por agricultores de Ayacucho, Junín, Andahuaylas, Huancavelica, Huánuco y otras regiones se agudizó este miércoles, en el segundo día de protestas que se tornaron más violentas en esa nueva jornada de movilizaciones.

En Huánuco, los campesinos han logrado bloquear todos los accesos a la ciudad y, con ello, han interrumpido la circulación de vehículos hacia la selva central.

Uno de los enfrentamiento entre los agricultores y los policías se registró en la zona de La Esperanza, hasta donde llegaron efectivos para tratar de liberar la carretera, usando bombas lacrimógenas.

Cerca al óvalo de Cayhuayna, los manifestantes quemaron llantas y colocaron pesados troncos para impedir ser desalojados por las fuerzas del orden.

En tanto, en Ayacucho, según reportó de la Policía Nacional, los agricultores tomaron la vía los Libertadores desde la zona del peaje Socos. La vía Ayacucho – Quinua también fue bloqueada, desde la zona de Pacaycasa.

Asimismo, la vía que conecta Ayacucho con Andahuaylas también se ha visto afectado por las protestas en la zona de Yanama. Durante las primeras horas se reportó que la carretera Huancavelica – Huancayo también fue interrumpido.

Entre sus exigencias al Gobierno está declarar en estado de emergencia el sector de la papa y agricultura a nivel nacional; condonar las deudas y reducir intereses bancarios, indemnizar a los agricultores por pérdidas en las cosechas de papa y otros productos; además de ampliar la cobertura del seguro agrario para la papa y otros productos.

Los campesinos piden que se compre a precio justo la papa y los productos nativos a través de los programas sociales u otros fondos del Estado. Otra demanda es que se promueva la industrialización o procesamiento del tubérculo a través de empresas nacionales y de fondos estatales que prioricen lo nacional sobre lo extranjero.