El papa Francisco culminó su visita a Puerto Maldonado, en Madre de Dios, donde sostuvo varios encuentros, entre ellos con las comunidades nativas en el coliseo cerrado de la región, con sus fieles en el Instituto Jorge Basadre, así como con los niños del hogar “El Principito”.

Durante los discursos que ofreció en estos recintos, el Sumo Pontífice dejó algunos mensajes que motivaron los aplausos de los asistentes, pues se referían a la defensa de la Amazonía y los principales problemas que enfrenta esta zona.

Al inicio de su discurso en el coliseo cerrado de Madre de Dios, el papa Francisco dijo que “he deseado mucho este encuentro, quise empezar por aquí la visita a Perú”.

Al proseguir en su discurso, la máxima autoridad católica dijo que “la Amazonía es tierra disputada desde varios frentes: por una parte, el neo-extractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que dirigen su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales”.

Asimismo, indicó que “hemos de romper con el paradigma histórico que considera la Amazonía como una despensa inagotable de los Estados sin tener en cuenta a sus habitantes”.

En otro momento, se mostró a favor de un reconocimiento y reivindicación de los pueblos nativos. “Considero imprescindible realizar esfuerzos para generar espacios institucionales de respeto, reconocimiento y diálogo con los pueblos nativos; asumiendo y rescatando la cultura, lengua, tradiciones, derechos y espiritualidad que les son propias”, mencionó.

Señaló también que el diálogo es el principal camino para la inclusión de estas comunidades. “El reconocimiento y el diálogo será el mejor camino para transformar las históricas relaciones marcadas por la exclusión y la discriminación”, sostuvo.