Compartir

“Decisiones. Cada día. Alguien pierde alguien gana”, dice la canción de Rubén Blades, la misma que refleja casi a la perfección la situación actual de Gianluca Lapadula Vargas.

El artillero italiano, de 27 años, quien tiene ascendencia peruana por parte de su madre, nació en Turín (7 de febrero de 1990). No conoce el Callao, Chincha o Tumbes.

Lapadula se hizo hincha de la Juventus desde muy pequeño, equipo en que jugó en la división de menores. Dudo que sepa mucho de Sporting Cristal, Alianza Lima o Universitario de Deportes.

En el 2015, sus goles con el Pescara de la Segunda División de Italia empezaron a captar la atención de algunos medios peruanos e internacionales, siendo tentando por equipos importantes del ‘Viejo Continente’.

Lapadula

Lapadula anotó 30 goles con el Pescara. (GETTY)

Con 10 anotaciones en 17 fechas de la Serie B y por la presión mediática, Lapadula se reunió con Ricardo Gareca para conversar sobre una posible convocatoria para la Copa América.

Los hinchas se ilusionaron con la imagen del delantero vistiendo la indumentaria de la bicolor. Sin embargo, su respuesta no fue la esperada.

“Sólo quería aclarar que decidí no participar a la Copa América porque no quiero ir sólo por aprovechar una ocasión profesional. Iré seguramente a conocer el Perú y sólo así puedo entender de verdad que cosa significa la blanquiroja”, manifestó en sus rede sociales.

Parecía razonable, pues Lapadula pasaba por un buen momento y necesitaba concentrarse en los objetivos que se planteó con su equipo.

“Me parece justo comunicar que fue de mi decisión. Hable con el míster Gareca, explicándole la importancia para mí de esta convocación de la selección de Perú porque es el país de mi mamá y ella siempre nos ha hablado, a mí y mis hermanos, con tanto amor de esta hermosa nación. Y es por eso que tome la decisión de esperar hasta junio para poder concentrarme en el campeonato de Serie B”, continuó indicando en su Facebook.

Después de esto, Lapadula quedó a la expectativa, ya que había indicado que continuaría conversando con el ‘Tigre‘. Sus fanáticos no perdieron la esperanza de verlo haciendo goles con la blanquirroja.

El siguiente año, su buen rendimiento hizo que fichara por el AC Milan, uno de los clubes más grandes de Italia, lo cual lo acercó a tener la posibilidad de vestir los colores de la ‘Azurra‘, su país de nacimiento.

Lapadula

Lapadula vistiendo la camiseta del Milan. (AFP)

Meses más tarde, recibió el llamado del técnico Giampiero Ventura y fue convocado por la selección italiana.

“¿Perú? Siempre quise Italia, no tenía ninguna duda. Después de la convocatoria, la primera llamada fue a mi madre, aunque ella no lo creía. Sin embargo, al igual que toda mi familia, está muy contenta”, manifestó tras realizar su primer entrenamiento, rompiendo la ilusión de muchos peruanos.

Gianluca había tomado una decisión, la misma que lo dejaría fuera del Mundial Rusia 2018.

Tiempo después, Lapadula dejó el Milan por el Genova y no volvió a ser considerado por Italia, que quedó afuera de la Copa del Mundo tras perder en los partidos por el repechaje ante Suecia.

Lapadula

Lapadula en un partido con el Genova. (GETTY)

Hoy, la selección peruana festeja su clasificación histórica a un Mundial tras casi 36 años de ausencia. “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”, le diría Rubén Blades.